Pies dentro o pies fuera; el eterno dilema

Pies dentro o pies fuera; el eterno dilema

Hace casi dos años publiqué una entrada titulada "Pies dentro, o pies fuera; el eterno dilema", fué una entrada muy compartida porque verdaderamente es un debate sobre el que hay diferentes opiniones. Por cuestiones técnicas, al migrar al nuevo blog, esta entrada desapareció y hoy al fin, casi 2 años después, he podido sacar tiempo para reescribirla. 

Voy a darte información clara y precisa para que con ella puedas tomar la decisión de colocar los pies de tu bebé de un modo u otro. 

Lo primero que debes conocer es cual es la posición de los pies y las piernas en las primeras semanas del bebé para entender los motivos por los que a menudo se recomienda, erróneamente, llevar los pies por dentro del portabebés y no por fuera. 

Durante las primeras semanas algunos bebés tienen los pues en "intrarrotación", es decir "con la punta del pie hacia dentro". Además tienen una postura muy cerrada, rodillas muy por encima del culete y más elevadas que en un bebé más mayorcito. Cuando se dan algunas de estas circunstancias y no se saben colocar las piernas por fuera, lo más fácil es recomendar llevarlas por dentro, pero sin atender a unos motivos concretos. 

Durante las primeras semanas del recién nacido es muy importante asegurarnos de que la postura en la que estamos colocando a nuestro bebé es la correcta. Su cadera es una articulación cuya estructura todavía es (en parte) cartilaginosa, todavía no está formada. La cabeza del fémur debe estar encajada en el acetábulo y la posición plegada que adopta el bebé de manera natural, basculada hacia delante, protege la cadera, motivo por el que siempre hay que respetar la postura que el bebé adopte. 

¿Qué puede pasar pasa cuando llevamos a un bebe con las piernas por dentro, en fular, bandolera o Mei Tai? 

1. No bascular la pelvis correctamente; Uno de los nudos más populares cuando usamos un fular de tejido plano (no elástico) es la "Cruz envolvente" o "Cruz envuelta". Si colocamos al bebé con los pies por dentro es fácil que la cadera no esté bien basculada y las piernas queden plegadas bajo el culete, lo que conlleva una cadera muy abierta y que la parte que está en contacto con nuestra barriga sea el pubis del bebé en lugar de su zona genital. En ese momento, al tensar el fular enderezamos sin quererlo la espalda de nuestro bebé, es decir, "le ponemos de pie" aunque de inicio lo hayamos metido bien. En definitiva perdemos el control de su cadera.

2. Pies enfrentados: Con los pies por dentro es muy fácil forzar la postura de "pies enfrentados". Si tu bebé es muy pequeño y tiene las puntas de los pies "hacia dentro", al cubrirlos con el fular puedes estar ejerciendo demasiada presión en esa zona, el bebé queda casi "arrodillado" forzando la postura de su pelvis y su columna. 

3. Sentado sobre sí mismo: El bebé colocado correctamente en un fular está "sostenido" por la tela que lo envuelve, es decir, su columna vertebral no recibe el peso de su espalda. Con los pies por dentro es muy fácil que el bebé "se siente" sobre sus pies debido a la presión que ejerce la tela en la planta del pie. 

4. Reflejo de marcha: Cuando las plantas de los pies de un bebé pequeño tocan una superficie sólida (en este caso el fular si los pies van por dentro) se activa el reflejo de marcha, una herramienta de la que disponen los bebés para el momento de parto. A partir de este estímulo el bebé empieza a flexionar y estirar sus piernas alternativamente, lo que se puede interpretar de forma equivocada cómo que el bebé "quiere salir", o que "no le gusta", cuando se trata simplemente de un reflejo involuntario. El pie no tiene que apoyarse en el fondo del portabebés 

Como hemos dicho, uno de los motivos principales por los que caemos en el error de meter los pies por dentro es no saber colocar los pies por fuera correctamente, pero también hay que tener en cuenta que esta postura todavía la encontramos en muchas fotos de instrucciones de portabebés. Siempre insisto en que en la actualidad todavía hay muchas marcas que ofrecen portabebés de buenísima calidad pero siguen sin contar con la asesoría necesaria para su correcto uso, por lo que en ocasiones las instrucciones de las marcas dejan mucho que desear. 

CONCLUSIONES: 

En general, podemos decir que se alcanza una postura más óptima si colocamos los pies y pantorrillas por fuera, pero si después de leer todo lo anterior sigues queriendo colocar los pies por dentro, adelante. Eso sí deberías tener en cuenta lo siguiente; 

Puede que al principio tu bebé esté bien colocado y luego no. Si lo quieres dejar con las piernas por dentro, al pasar las tiras asegúrate de que estas van justo debajo de la rodilla, dando el soporte necesario a la estructura de la cadera. 

Si por el contrario decides dejar los pies por fuera y no sabes cómo o no quieres pasar las tiras por debajo de su pierna porque te parece demasiado pequeño puedes hacer uno o dos bucles al terminar el nudo (puedes ver este acabado en este video) . 

Si te preocupa la tela sobrante debajo de la rodilla, puedes dejar tela sobrante en la zona superior, que además te servirá de soporte cervical. 

Sea cual sea tu decisión ten en cuenta que tu bebe siempre estará mejor cerca de ti, que alejado, así que merece la pena que te tomes un tiempo para aprender a hacerlo correctamente, y como siempre, si necesitas ayuda, acude a tu asesora de porteo.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Nombre:
E-mail: (No publicado)
Comentario:
Tipo de código

Categorías

¡Lo más vendido!

Novedades

Promociones especiales