Cómo conseguir una buena salud bucodental en bebés y niños

Cómo conseguir una buena salud bucodental en bebés y niños

La primera vez que fui a la consulta de  Marta Sitjar lo hice para una revisión dental de mi hijo mayor que afortunadamente tiene una salud bucodental envidiable. La casualidad quiso que fuera también con mi hija pequeña y antes de irnos Marta me sugirió que, ya que estábamos ahí, le echáramos un ojo a la pequeña, a pesar de no tener  más que 3 años.  

Lamentablemente, en esa visita se detectó una pequeña caries en uno de los dientes de leche y por supuesto me recomendó arreglarlo.  

Confieso que al ser una niña tan pequeña me preocupaba que la intervención fuera traumática para ella, pero el clima que consigue crear Marta en su consulta es tan agradable que desde ese día se ha convertido en nuestra odontopediatra de cabecera. 

Hoy la entrevisto para que ayude aclarar a las familias muchas de las dudas que surgen entorno a la salud bucodental de los bebés y niños, leedla hasta el final porque no os va a decepcionar. 

-Muchas familias empiezan a preocuparse por la  higiene dental de su bebé cuando empiezan a salir los primeros dientes. ¿Es correcto? ¿Deberíamos empezar con algún tipo de cuidado antes de la erupción dental?  

Es una pregunta muy frecuente, ya que muchos pediatras no dan información respecto a la higiene bucodental hasta los 3 e incluso 6 años.  

La asociación española de odontopediatría  recomienda pasar una gasa humedecida en suero o agua por las encías desde el nacimiento después de cada toma. Aunque no hayan  erupcionado los dientes con este gesto podemos crear una flora bacteriana saludable en la boca, así como crear un buen hábito, para prevenir caries futuras. 

  

-¿Cómo debería lavarse los dientes (o las encías) en cada etapa del bebé?  

En cuanto empiezan a erupcionar los dientes (sobre los 6 meses)  es conveniente usar un dedal de silicona o un cepillo para bebes con cedras muy suaves y masajear en círculos tanto encías como los dientes.  

A partir del año es recomendable usar cepillo (sin pasta dental) de cedras suaves. 

A partir de los 2 años y en adelante hay que usar un cepillo dental apropiado para su edad (suele haber para dentición temporal (de 2 a 6 años) y mixta (cuando empieza el recambio dental y aparecen las primeras piezas definitivas-de 6 a 12)). Se puede usar dentífrico también apropiado para su edad.  

La frecuencia en todos los casos debería ser después de cada comida principal (3 veces al día) y evitar alimentos dulces, ácidos y/o  pegajosos entre horas. También es útil que beban agua (o se enjuaguen cuando aprendan (alrededor de los 2 años)) después de las comidas entre horas para reducir los restos alimenticios. 

Los movimientos tienen que ser circulares, abarcando encía y diente, incluyendo todas las superficies del diente. También es conveniente pasar el hilo dental para limpiar entre dientes ya que es muy frecuente tener caries entre los molares de leche. 

-En bebés que ya han iniciado la alimentación complementaria es frecuente escuchar aquello de "no le des de mamar de noche porque la leche produce caries", sin embargo muchos bebés "mayores" siguen  mamando a demanda por la noche o toman algún biberón. ¿que ocurre si no se lavan los dientes después? 

La lactancia nocturna prolongada (ya sea  leche materna o leche de formula) produce con mucha probabilidad caries. La leche contiene lactosa, que es un azúcar muy cariogénico. Por lo que si se mantiene el líquido en la boca durante la noche (cuando no hay autolimpieza  con la lengua ya que no la movemos) es muy probable que aparezcan caries en incisivos y caninos (entre los dientes y cerca de la encía). Las llamamos “caries de biberón” y son muy agresivas. 

Para prevenirlas es importante intentar que el niño no se duerma “enganchado” y que la leche quede en la boca. Después es muy útil y fácil pasar una gasa- dedal con xilitol. Estas gasas-dedales con xilitol son muy recomendables ya que son de fácil utilización pasándolo por los dientes y encías después de las tomas. Además el xilitol es anticaries, por lo que además de limpiar protegemos los dientes. 

  

- ¿Que podemos decir de los dentífricos infantiles ¿es recomendable usarlos?  

Los dentífricos nos ayudan a eliminar los restos alimentarios que se adhieren al diente y forman la placa bacteriana. Se pueden encontrar con flúor y sin flúor.  

Los que contienen flúor no se deben usar hasta los 2 años (o hasta que sepan escupir correctamente). Para que el flúor sea útil la pasta debe contener al menos 1500ppm de ion F. 

La cantidad debe ser de una lentejita a los 2 años, de un guisante a los 6 y de un garbanzo a partir de los 12. Y es importante entrenar a los niños a no tragarse la pasta.  

  

-Existe el mito de que "no pasa nada" si encontramos una caries en un diente de leche precisamente porque no es un diente definitivo. ¿Es así? ¿Podemos despreocuparnos ante una caries en un diente de leche? 

Muchos padres son reacios a arreglar las caries en los dientes de leche porque “total se le van a caer”. Pero lo que no saben es que las caries pueden producir mucho dolor, flemones, infecciones y dañar a los dientes definitivos que tienen que salir. Además los dientes se empiezan a caer sobre los 5-6 pero el recambio dura hasta los 11-12 años normalmente.  

  

¿Cómo conseguimos que el bebé/niño asuma el hábito de lavarse los dientes? 

En muchos casos los padres nos dicen que les cuesta que sus hijos se laven los dientes. Nosotras en la consulta recomendamos lo siguiente: 

  • Empezar a limpiar los dientes cuanto antes mejor (si se lo llevamos haciendo desde el nacimiento será un hábito ya adquirido, cuanto más tarde empecemos más difícil se nos hará crear el hábito) 

  • Hacer del cepillado algo divertido (contar, cantar, ver videos, cepillarse unos a otros, ponerse a la pata coja,…) 

  • Cepillarnos los dientes con ellos (el ejemplo es lo que mejor funciona) 

  • Constancia (si durante un mes se realiza todos los días los niños entienden que es un acto más de los que hacen en casa como ducharse, vestirse o desayunar) 

  • Unirlo a un hábito ya adquirido (por la noche antes de  ponerse el pijama o hacer pipí, por la mañana antes de vestirse o al peinarse, a mediodía antes de ver los dibujos o jugar,…). Depende mucho de los hábitos en cada familia. 

  • Poner un poster en el baño con un cuadrante con los días de la semana y las comidas. Lo pueden decorar a su gusto y si se plastifica servirá una larga temporada. La idea es que marquen con una cruz cuando se han cepillado para crearles consciencia de que hay que hacerlo 3 veces al día, no para premiarles por haberlo hecho (los premios son antiproductivos y muchas veces tienen efecto rebote: al eliminar el premio el hábito desaparece y si queremos que mantengan el hábito hay que aumentar el premio) 

  • Explicarles por qué es importante lavarse los dientes y las consecuencias de no hacerlo (pero sin asustar). Mostrar imágenes reales y contado desde el respeto y cariño funciona muy bien.  

  • No amenazar con que si no se lavan los dientes tendrán que ir al dentista (al hacer esto asocian la figura del dentista con la de un castigo). Y tampoco decirles cuando vengan que no les vamos a hacer daño (al decirles eso ya les estáis poniendo en sobreaviso de que sí podemos hacer daño, por lo que el niño será más difícil de tratar). 

- ¿Cuando es recomendable acudir al dentista por primera vez? 

Otra de las preguntas frecuentes es cuando llevar los niños al dentista. Muchos pediatras informan de que conviene visitar al dentista a los 6 años (cuando empieza el PADI (Programa de Atención Dental Infantil)), pero los odontopediatras recomendamos visitas desde el primer año de edad para poder dar las pautas necesarias a cada familia desde temprana edad. Las revisiones deben realizarse cada 6 meses para controlar posibles alteraciones de la dentición (caries, inflamación de las encías, falta de higiene, malos hábitos (como succión digital, onicofagia), maloclusión, alteración de la erupción,..) 

revisión dentista niños 

- Por último, para tener una salud dental buena ¿Sólo es importante la higiene dental? 

 

La higiene dental es muy importante pero si no va acompañada de una alimentación adecuada no previene enfermedades bucodentales. Por tanto es importante prestar atención a lo que comemos y bebemos, eliminar alimentos azucarados, no solo chuches, caramelos, chocolate, galletas y bollería, también lácteos preparados (yogures de sabores, “danoninos”, natillas, “laccaos”), zumos (ya que al eliminar la fibra tienen un alto contenido en azúcar), refrescos (el azúcar junto a los ácidos provoca caries muy rápidas) y cereales y harinas refinadas (ya que se descomponen en azúcar muy rápidamente). 

Un excelente sustituto para el azúcar es el xilitol ya que el sabor, color y textura son  muy similares al azúcar blanco, no sube el índice glucémico (por tanto es apto para diabéticos) y no favorece la caries e incluso ayuda a prevenirla.  

Y para los “antojos” de algo dulce intentad sustituirlo por cereales integrales, fruta de temporada o una infusión. 

El azúcar es altamente adictivo y se encuentra en la mayoría de productos procesados por lo que es difícil dejar de consumirlo pero no imposible. 

 

Después de leer esta entrevista tan interesante entenderéis por qué es nuestra dentista de cabecera ¿verdad? Marta, no sólo es una excelente profesional, sino que consigue que las consultas y revisiones sean casi una fiesta para los más pequeños. Si vives en Mallorca no dudes en visitarla en Establiments (Carretera de Esporles, 27) y si no vives aquí te invito a seguirla en su fan page de Facebook, donde comparte muchos de estos importantes consejos. 

 

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Nombre:
E-mail: (No publicado)
Comentario:
Tipo de código

Categorías

¡Lo más vendido!

Promociones especiales